• ¿CÓMO VIVIR EL AISLAMIENTO EN CLAVE MISIONERA?


    Recursos para niños, entretenimiento, oración…
  • ”JESÚS VIVE Y TE QUIERE VIVO”


    Ya disponibles todos los materiales para preparar la jornada.
  • CAMPAMENTO MISIONERO 2020


    ¡Apúntate al campamento de Infancia Misionera!
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

viernes, 27 de marzo de 2020

En Talca, Chile el Covi-19 también llega

Josefa Romero, misionera zamorana del Amor de Dios, nos cuenta desde Talca como están viviendo la pandemia y anima a los zamoranos a seguir luchando.


"Os saludo con afecto y os deseo que en medio de la terrible situación que estáis viviendo, sepáis mantener la calma y no os falte la fe para hacer frente al momento presente que os está tocando vivir.
Estamos avanzando en la cuaresma 2020 y tras ella, la SEMANA SANTA. Ya me imagino lo que significa no poder participar para cada uno de vosotros. Sólo Dios sabe en realidad el porqué de esta situación. A nosotros nos corresponde interpretar qué nos quiere decir con todo esto. No he estado ajena a los estragos que empezó causando el corona virus en China, Italia y España. Escuchar las noticias de España es muy escalofriante. No se habla de otra cosa.
Aquí, en el Sur-Oeste del hemisferio Sur, estamos empezando a sentir el frío del otoño, anuncian que en dos semanas más se juntará con el virus de la influenza y los centros de salud ya en este momento están colapsados. Las autoridades comenzaron a tomar medidas para no llegar tarde, pero como el aludido es muy trotador, se ha ido haciendo presente a todo lo largo de todo el país. Ayer decretaron “toque de queda” sabemos que conviene pero fue un caos para quienes tienen que salir a trabajar y si no salen no hay dinero. Hoy se aprobó la ley del teletrabajo que se espera empiece a funcionar el próximo mes, es una buena noticia aunque mucha población está lejos de esta posibilidad. El Ministerio de Salud, está vigilante siguiendo las medidas correspondientes para lo que llegue, abasteciéndose de materiales, el ejército prepara un hospital de campaña.
 Nuestra Diócesis tenía planificada la Asamblea Eclesial Diocesana como cada año a la que nos convocaba nuestro Administrador Apostólico el 21 de éste. Primero llegó la invitación con la encarecida recomendación de no faltar por lo mucho que nos ayuda y anima empezar el Año Pastoral juntos y unos días después, el aviso de anulación a la misma. Después llegó la declaración del cierre de los templos.
En nuestra Parroquia, habíamos organizado la Semana Santa, Celebración Penitencial y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS para adultos mayores ya que es una población donde abundan los ancianos. Nos había costado conseguir sacerdote y …..
A nivel Escuela “Amor de Dios”, donde desarrollamos parte de nuestra misión, se inició el año escolar el 26 de febrero.  Desde Octubre del 2019 el horario de clases estuvo un tanto tambaleado debido al “estallido social “ que fue reactivado con la vuelta a clases. Como se esperaba, debido a chilenos que estaban en el extranjero de vacaciones, fueron apareciendo casos y hay que aceptar la realidad.
 El domingo 15, el presidente Sebastián Piñera anunció dos semanas de suspensión de clases para todo los niveles de estudiantes debido a la constatación de casos que iban apareciendo en el país. En nuestro centro, dos días después los profesores los citaron (de acuerdo con el centro de salud correspondiente) para vacunarlos contra la influenza y dos días después volvieron para recibir una bolsa con los alimentos que reciben los más vulnerables (de parte del gobierno) mientras estudian. 
Cuidémonos en la medida de nuestras posibilidades y tratemos de cumplir con nuestro deber, poniendo lo mejor de nosotros para hacer frente a la adversidad, actuando con responsabilidad, solidaridad y unidad."

SEGUID LUCHANDO
SEGUID ORANDO
DIOS HARÁ EL RESTO.
Un abrazo:
                        Hermana Josefa Romero (religiosa Amor de Dios)

https://www.omp.es/los-misioneros-redoblan-sus-esfuerzos-de-cara-al-covid-19/

El virus COVID-19 no conoce de fronteras, y ha llegado a muchos países de los cinco continentes. Obras Misionales Pontificias se ha puesto en contacto con algunos misioneros que están allí, viviendo con inquietud esta pandemia, y redoblando su trabajo y su oración. Además de la extensión de la enfermedad en sí, les preocupan las consecuencias que tendrá en tantas personas pobres que viven en la calle, y que comen de lo que trabajan cada día.
“Con esta situación creada por el coronavirus  se agudizó la pobreza, no hay para comer”, explica el misionero Domingo García Hospital, sacerdote de la OCSHA, desde Perú. En Piura, donde él vive, la inmensa mayoría de la población sobrevive con el trabajo informal al día. En la parroquia tienen funcionando cinco comedores (ollas comunes), en las que se apoya con algunos alimentos a mujeres organizadas, que cocinan para todas las familias que conforman la organización. “En este momento, en la soledad de la casa le doy vueltas y vueltas para ver cómo ampliar la organización y el servicio en otros asentamientos humanos, no es fácil, no veo posibilidades, tengo fe. Rezo”, concluye.
En Lurín, las Hermanitas de los Pobres acompaña a 35 ancianos pobres en un hogar de acogida. María Henar González es consciente de que son la población con más riesgo, están en aislamiento, siguiendo las instrucciones del gobierno. Desde allí pide la oración, ante la difícil situación en la que se encuentran. “Vivimos de limosna, las hermanitas suelen salir a pedir. Ahora que no podemos salir confiamos plenamente en la Providencia de Dios que no nos falte nada para nuestros anciano”.
El COVID-19 también llegó a Brasil. Allí en la diócesis de Bacabal, está un sacerdote diocesano de Getafe, el padre Alberto Íñigo Ruano. A través de las redes sociales se une en oración con la gente de su parroquia con una hora de adoración al Santísimo, el Rosario y la Misa. Pero su acción también es off-line. “Visito enfermos, hablo, animo, rezo con ellos… Además, cada semana salgo con la Custodia por las calles de la ciudad y por las comunidades. Las familias que quieren recibir la bendición salen a la puerta con una vela en la mano. Es impresionante.”
En Chile hay otro sacerdote español, el padre Álvaro Chordi. Misionero de ADSIS en Santiago de Chile, lleva varios días impulsando una campaña desde la parroquia San Saturnino para ayudar a los inmigrantes y personas sin techo en estos momentos de emergencia. La cuarentena que se ha decretado no parece frenarles, siempre cumpliendo con las instrucciones de las autoridades. “Antes de empezar la cuarentena, repartimos lotes de comida para varios días. Además, la parroquia está abierta 4 horas al día para que los indigentes puedan pasar a los baños de la parroquia”. Y por otro lado, según cuenta, está en conversaciones con el gobierno para poner a disposición un gran salón de la parroquia para acoger a los sin techo mientras dure esta situación.
El COVID-19 también llegó a África
Al norte de Chad, la tribu de los samburu conoce poco sobre el virus. Allí, el misionero de Yarumal de origen colombiano, Luis Carlos Fernández está visitando todas las comunidades para alertarles, y explicarles la importancia de lavarse las manos. “Las medidas contra el virus se están haciendo cada día más estrictas. Cerraron escuelas, y ahora cierran los mercados. El hambre, que es la que más mata gente en el mundo, será más mortal que el coronavirus”, explica.
Desde Camerún, otro misionero javeriano, el navarro Ángel de la Victoria, escribe un blog con el día a día en la misión. Según cuenta, aunque las escuelas han cerrado, la gente sigue su vida con normalidad. Muchos de ellos porque ignoran o no se creen la gravedad del virus, pero otros tantos porque tienen que trabajar. “¿Cómo va a hacer muchísima gente que vive el día al día, qué harán miles de mujeres que temprano de madrugada están haciendo los buñuelos que luego venden en las calles?”, se pregunta. Con este panorama, ellos han suspendido las actividades y misas. ”Salimos lo menos posible y hemos querido convertir la parroquia en un lugar de oración por los demás, cercanos y lejanos, gente que sufre la enfermedad, cuidadores, personas solas, personas fallecidas…”.
Desde Mozambique, el misionero somasco Carlos Moratilla, ha aplicado las medias preventivas en el hogar que dirige para niños de la calle, y se ha unido a la oración de toda la Iglesia a la Virgen de Fátima. “Hemos hecho una procesión y un rosario con la Virgen de Fátima, y hemos rezado por todos los implicados y afectados por la enfermedad. Lo hemos hecho con separación de un metro como mínimo entre nosotros”.
Invitación a la oración por los misioneros
Obras Misionales Pontificias invita a todos a unirse en este periodo de confinamiento en la oración por los misioneros que están en el mundo dando la vida.. Por ello, ha creado en su web una sección específica para vivir este tiempo en clave misionera, con especial protagonismo de la oración del rosario misionero, y del ofrecimiento de los dolores de la enfermedad. Además, ofrece entretenimiento para niños y adultos, y meditaciones diarias en audio del director nacional de la institución, José María Calderón.

jueves, 19 de marzo de 2020

Cuaresma, coronavirus y misioneros

Al leer la realidad, los creyentes descubrimos la voluntad de Dios detrás de todo lo que ocurre. Y su voluntad está siempre inclinada al amor, a veces misteriosamente, pero siempre al amor. Por eso, también detrás de la pandemia del coronavirus descubrimos que Dios nos está invitando a amar más. Somos frágiles y necesitamos de los demás; el coronavirus nos lo ha recordado.
El coronavirus ha hecho eclosión en el tiempo de Cuaresma, un tiempo de especial intensidad en la oración, el ayuno y la misericordia. Un tiempo en que nos proponemos morir a nosotros mismos, a nuestro egoísmo, para resucitar a la vida nueva que Cristo nos trae con su Resurrección. En la Cuaresma, la Iglesia nos invita al recogimiento, al silencio, a la renuncia voluntaria a tantos caprichos, a la caridad. El confinamiento dictado para hacer frente al coronavirus ha dado lugar, sin ser su pretensión, a un “entrenamiento” propicio.
A cada uno de nosotros, estos días se nos presentan muchas ocasiones para suplicar la ayuda de Dios, porque percibimos que solo con Él podremos pasar la crisis. Estos días nos enseñan que abrir las ventanas para aplaudir a otros es solo un signo de la apertura del corazón y el reconocimiento que debemos siempre al quehacer de los demás. Las escenas de carros atiborrados de productos son una llamada de atención ante los desequilibrios que produce un consumismo desmesurado, que vivimos durante todo el año. La impotencia que sentimos ante los contagios masivos y las muertes nos recuerda que la Vida es algo enorme que no entra en nuestras pequeñas manos y escapa a nuestro control. Y tal vez esto nos haga mirar al cielo para suplicar ayuda.
Muchos misioneros están lejos de sus casas. Ellos no corren el riesgo de ser repatriados, porque dejaron sus países para siempre. Voluntariamente se han aislado junto a los desheredados de la tierra, junto a muchos seres humanos que sufren y mueren todo el año sin que nos acordemos de ellos.
Y en esta crisis del coronavirus (sobre todo, europea), ellos sí piensan en nosotros; en su país sacudido por el sufrimiento (un sufrimiento al que tal vez no está demasiado acostumbrado); en sus familias (muchas formadas ya solamente por padres y hermanos ancianos, que forman parte de los grupos de riesgo potencial de la enfermedad).
Una vez más, los misioneros nos enseñan que Dios está presente en todas las circunstancias, que, como dice el papa Francisco, Él nos primerea. Antes de que el virus, invisible a nuestros ojos, llegara a nuestras ciudades, aquí también, Dios primereó. Él ya estaba en nuestras calles y en nuestras almas; aunque lo hayamos ignorado…, al menos hasta ahora.

jueves, 20 de febrero de 2020

La exhortación “Querida Amazonía” en el programa “Tú eres Misión”

“Tú eres misión”, el programa de las Obras Misionales Pontificias en TRECE, entrevista a Alexia Gordillo, Subdirectora de Selvas Amazónicas. Se hablará sobre la nueva exhortación “Querida Amazonía” en los territorios de misión. “Selvas Amazónicas – Misioneros Dominicos” continúa, desde la provincia dominica de España, la gran labor misionera que ha caracterizado a los hijos de Santo Domingo, religiosos, religiosas y seglares. Actualmente dan un apoyo decidido a las misiones en Perú, República Dominicana y Guinea Ecuatorial.
En la tertulia, tendrá lugar un diálogo con empleados y voluntarios de diferentes delegaciones de misiones de España. En este caso contaremos con: Mª Antonia Bermejo de Ciudad Real; Josefa Lledó de Orense; y Manuel Díaz de Pamplona. Tras el reciente Encuentro de Empleados y Voluntarios de las Obras Misionales Pontificias, tenido en Madrid, hablarán de cómo es el día a día en estas delegaciones volcadas en la animación misionera y, también, en la recaudación de fondos destinados a la evangelización.
El proyecto de Obras Misionales que presenta este programa se sitúa en Perú. El país andino tiene 45 diócesis, 8 de las cuales son consideradas territorio de misión. Son Iglesias jóvenes, que están en sus inicios, y que por ello no son autosuficientes a nivel humano ni a nivel económico. El Papa cuida de estas Iglesias locales con especial cuidado, a través de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, y de Obras Misionales Pontificias. Vamos a conocer el trabajo de evangelización que se hace en uno de ellos en Perú: el vicariato apostólico de Pucallpa. Está en el interior del país, en plena selva amazónica. Un vicariato del tamaño de Aragón, con una población de solo medio millón de habitantes. La mayoría está en la ciudad de Pucallpa, y el resto, en 400 comunidades en la selva. Hay 30 sacerdotes en el vicariato y 44 religiosas, que trabajan mano a mano con los laicos. En el vicariato hay 173 catequistas laicos, que visitan las comunidades y llevan el Evangelio a donde los sacerdotes no pueden llegar.
Los caminos son difíciles, en medio de la selva y los ríos. Obras Misionales Pontificias les apoya cada año, para poder evangelizar hasta los confines del vicariato. En 2019, el Papa, a través de Obras Misionales Pontificias, envió 42.000€ para sostener el vicariato, formar a los catequistas, y hacer posibles los viajes misioneros.
El programa se emite esta noche, a las 00:30, después de “El Cascabel”, y el próximo sábado a las 10:20.
También se puede seguir por internet en la web de TRECE.

El Papa establece que los futuros diplomáticos de la Santa Sede vivan un año de misión

El Papa Francisco ha enviado una carta abierta a Mons. Joseph Marino, Presidente de la Academia Pontificia Eclesiástica – la escuela para la formación del personal diplomático de la Santa Sede – pidiendo que se incluya en el plan de estudios un año de misión en una Iglesia local, según ha hecho público Vatican News. La Carta del Pontífice está fechada el 11 de febrero y en ella recuerda “el deseo de que los sacerdotes que se preparan para el Servicio diplomático de la Santa Sede dediquen un año de su formación al compromiso misionero en una diócesis”.
“Estoy convencido – explica – de que tal experiencia podrá ser útil para todos los jóvenes que se preparan o comienzan el servicio sacerdotal, pero de manera particular para aquellos que en el futuro serán llamados a colaborar con los Representantes Pontificios y, posteriormente, podrán convertirse a su vez en Enviados de la Santa Sede ante las naciones y las Iglesias particulares”.
El Papa cita lo que había afirmado en un discurso dirigido a la Academia Pontificia Eclesiástica en junio de 2015: “La misión que un día estarán llamados a desempeñar los llevará a todas las partes del mundo. A Europa, que necesita despertarse; a África, sedienta de reconciliación; a América Latina, hambrienta de alimento e interioridad; a América del Norte, determinada a redescubrir las raíces de una identidad que no se define a partir de la exclusión; a Asia y Oceanía, desafiadas por la capacidad de fermentar en la diáspora y dialogar con la vastedad de culturas ancestrales”. Y en la Carta añade que “para afrontar positivamente estos crecientes desafíos para la Iglesia y para el mundo, es necesario que los futuros diplomáticos de la Santa Sede adquieran, además de la sólida formación sacerdotal y pastoral, y de aquella específica” ofrecida por la Academia, también “una experiencia personal de misión fuera de la propia diócesis de origen, compartiendo con las Iglesias misioneras un período de camino junto a su comunidad, participando en su cotidiana actividad evangelizadora”.
El Papa, por lo tanto, ha decidido dirigirse a Mons. Marino, pidiéndole “que ponga en práctica este deseo mío de enriquecer el programa de formación académico con un año dedicado enteramente al servicio misionero en las Iglesias particulares esparcidas por todo el mundo. Esta nueva experiencia entrará en vigor a partir de los nuevos estudiantes que comenzarán su formación el próximo año académico 2020/2021”.
Para elaborar el proyecto en profundidad, escribe de nuevo Francisco, “será necesario en primer lugar una estrecha colaboración con la Secretaría de Estado y, más concretamente, con la Sección del Personal Diplomático de la Santa Sede (la tercera sección, ndr), así como con los representantes pontificios, los cuales ciertamente no dejarán de aportar una valiosa ayuda para identificar las Iglesias particulares dispuestas a acoger a los alumnos y a seguir de cerca su experiencia”.
“Estoy seguro de que – concluye el Papa – una vez superadas las preocupaciones iniciales que puedan surgir ante este nuevo estilo de formación de los futuros diplomáticos de la Santa Sede, la experiencia misionera que se quiere promover será útil no sólo para los jóvenes académicos, sino también para las Iglesias particulares con las que ellos colaborarán y, espero, suscitará en otros sacerdotes de la Iglesia universal el deseo de ponerse a disposición para realizar un período de servicio misionero fuera de su propia diócesis”.

viernes, 14 de febrero de 2020

Entrega de premios Infancia Misionera

Casi 30 de programas de radio se presentan al concurso de Infancia Misionera. Crea tu pod-cast.

Por séptimo año consecutivo, Infancia Misionera organiza un concurso nacional anual para inculcar a los niños el espíritu misionero. En esta edición, el concurso proponía elaborar un breve pódcast sobre la situación migratoria de tantas personas de hoy día a la luz de la experiencia de Jesús y su familia huyendo a Egipto. “Con Jesús a Egipto: ¡En marcha!”, el lema de la campaña de Infancia Misionera de este año ha sido inspiración y acicate para que los numerosos participantes “dieran voz” a tantos y tantos que sufren la realidad de una migración forzosa.

El jurado compuesto por Viky  (periodista diocesana y locutora de radio), Bea (responsable del área de cooperación de Cáritas) y Millán (sacerdote y vicerector del Seminario San Atilano se reunió el pasado miércoles 22 de Enero para fallar el concurso. 
Del colegio Sagrado Corazón de Zamora, se presentaron 12 programas de radio.
Del colegio Amor de Dios de Toro se presentaron 5 programas de radio.
De la parroquia de Valcabado se presentaron 2 programas.
De la U.P El Buen Pastor se presentaron 7 programas.
Del Colegio Santísima Trinidad se presentó 1 programa.
De la Parroquia de Villarrín de Campos se presentó 1 programa.
Después de muchos minutos de escucha el jurado decidió que como ganadores de la fase Diocesana y que pasaran a competir en la fase nacional fuesen:
El Colegio Santísima Trinidad con el programa de Jimena, Amaia, Carla, Francisco, Javier y Jesús. de la Categoría B
La U.P. El Buen Pastor con el programa de Raúl y Berta en la Categoría B
La U.P. El Buen Pastor con el programa de Rodrigo y Miriam en la Categoría A

Los premios se dieron en la convivencia de Infancia Misionera.
Cada participante en el concurso ha sido obsequiado con un diploma y una chapa de Infancia Misionera y se ha entregado una Biblia didáctica por cada centro escolar y colegio participante. Somos misioneros y somos iglesia en salida que proclama la palabra de Dios.